loader-image

Su irrefutable Señorío



Nuestro Señor Jesucristo es exactamente eso, Él es: Señor. Él no puede ser su Salvador sin ser su Señor. La pregunta es: ¿Le reconoce usted como Señor, y se somete a su Señorío? Recuerde esto: Usted no puede recibir su salvación y rechazar el Señorío de Cristo.

You Might Be Interested In

LEAVE A COMMENT